Personal CO2 to you Personal CO2 to business
Versão em Português English Version Versión en Español
15
APR
2012

El negocio del carbono

Bonos de CO2 para financiar proyectos que evitan GEI

Por Walberto Caballero - El Mercado voluntario de carbono es un mecanismo de compra-venta de bonos de CO2 para financiar proyectos que evitan la emisión de gases de efecto invernadero. Califican las reforestaciones, los vertederos, entre otros.

El Mercado voluntario de carbono surge como una alternativa válida ante el fracaso -por lo menos para nuestro país- del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).


Paraguay nunca pudo aprovechar al máximo el MDL, quedando rezagado con respecto a otros países. Se podrían buscar varias causas, pero una es ineludible: la Secretaría del Ambiente (Seam) poco o nada se movió sobre este tema.


Aunque el nombre parezca raro y distante, Paraguay está en condiciones de igualdad con los demás países de la región para captar los fondos que están buscando financiar proyectos de reforestación, de mantenimiento de bosques, de captura del gas metano, y otras actividades que eviten la emisión de los gases de efecto invernadero.


En las infografías se observan los diferentes tipos de mercado de carbono, y es el voluntario (MVC) el que tiene actualmente mayor aceptación para su desarrollo en países como el nuestro.


En la segunda infografía se tiene la cantidad de toneladas equivalentes de gas CO2 evitadas desde el 2007 al 2009, así como la cantidad de millones de dólares que costaron en proyectos dichas retenciones, tanto en el mercado voluntario de carbono como en el mercado regulado (entre ellos, el MDL).


Cabe resaltar que el monto es mayor en el mercado regulado simplemente por la compra-venta de bonos de carbono entre los mismos países desarrollados. Del monto, solo el 10% fue destinado a países en desarrollo como el nuestro.


Qué hacer


Para potenciar y promocionar más el MVC, hace falta que la Seam trabaje mejor en la difusión y educación. Se debe hacer conocer más los proyectos que pueden calificar, entre ellos la deforestación evitada, conocida por la sigla REDD+.


También las organizaciones no gubernamentales (ONG) ambientalistas pueden mover el tema, como lo hacen en diferentes partes del mundo.


Los fondos están, solo hay que saber captarlos.


Proyectos en los cuales hay posibilidades de aplicar


Los tipos de proyectos por los cuales nuestro país puede entrar a competir y captar fondos son varios (ver infografía). Aquí se publican algunos, a partir de los datos del curso sobre mercados de carbono que dictó en Santiago de Compostela, España, la directora del sector de Economía y Desarrollo (Ecodes), Cecilia Foronda.


Vertederos: Se puede captar gas metano, con enterramiento, con absorción por procesos biológicos o produciendo biogás comercial, también se puede evitar la fuga de metano con los digestores anaerobios, lograr combustible del metano.


Reforestación con especies nativas: Con ello se secuestra el carbono en la biomasa y suelo, se conserva la biodiversidad, ayuda a renovar acuíferos, evita la erosión de suelo.


Deforestación evitada de especies nativas (REDD+): Incentiva la práctica de gestión forestal, evita la emisión de carbono, conserva la biodiversidad, ayuda a recargar acuíferos, evita la erosión.


Energías renovables: Con la sustitución de combustibles fósiles (petróleo, leña) por otras menos contaminantes.


Metano procedente de ganadería: Se puede solucionar con el biogás, con digestores anaerobios, el metano se puede usar como combustible.


Destrucción de gases industriales: Se puede aplicar el secuestro tecnológico de gases, destrucción de gases de alto potencial de efecto invernadero.


Reducción de gases industriales: Como los gases de alto efecto invernadero. La tecnología existe.


Emisiones de combustión evitada por generación de electricidad: Se puede lograr con placas fotovoltaicos (solares) que generan electricidad y se pueda conectar a la red de alimentación. Estos colectores solares pueden ser útiles para zonas como el Chaco.


Todos estos proyectos pueden obtener financiación en el Mercado Voluntario de Carbono.


Por cada tonelada de CO2 secuestrado o evitado se paga un promedio de 10 dólares.